Sobre Mí

Soy ELIZABETH una domina profesional en todos los sentidos, venezolana, joven, culta y con una amplia experiencia en el mundo BDSM que e adquirido a lo largo de los anos con grandes dosis de superación , practica y tenacidad. Muchos de mis viajes, tanto dentro como fuera de Panamá, me han permitido descubrir formas de BDSM alternativas y sensacionales, aportando nuevos conocimientos e ideas innovadoras.

Me considero diferente en mi modo de sentir el BDSM y plasmar una sensación de morbo y excitación en mis sesiones. Me motiva transgredir las reglas y superar los limites de mis esclavos para avanzar en su correspondiente adiestramiento e ir mas allá de lo que jamas hubiera imaginado . Me gusta el factor sorpresa y que siempre exista un nuevo aliciente, practica o sensasion de descubrir y experimentar.

En mis sesiones siempre apuesto por una combinación perfecta de sensualidad , disciplina, severidad y máxima discreción , pero sobre todo y ante todo pido seriedad , educación y respeto a todos aquellos que deseen someterse ante mi . Me gustaría aclarar también que no realizo sexo convencional ni practicas que no sean apropiadas para una domina a menos que al momento de contactarme una atención a pareja, u otro servicio adicional de compania ejecutiva ya son cosas diferentes aclaradas principalmente. Soy cuidadosa con la elección de mis esclavos y clientela en general ya que me motiva a sentirme a gusto con cada uno de ellos y disfrutar el momento, por otro lado , si eres un esclavo inexperto pido que tengas las cosas claras y sobre todo que pierdas esos miedos para dar el paso de probar las delicias de este mundo que al fin y al cabo es adictivo y engancha.

Si tienes dudas yo te las aclaro con muchísimo gusto, también estoy abierta a complacer otro tipos de fetiches y fantasías según tu exigencia , soy bastante versátil y me abro a varias exigencias.

La disciplina inglesa

Los británicos han sido y son fieles a las citas del sadomasoquismo, hasta el punto de haberle dado nombre a algunas de sus prácticas. Se llama disciplina inglesa a las relaciones sexuales en las que aparece la flagelación y que llevan a cabo normalmente una persona que ejerce de maestro o maestra inflexible y un alumno o alumna que aprende y recibe su castigo correspondiente.

Por si fuera poco el nombre viene porque recuerda a los castigos corporales que durante la época victoriana sufrían muchos alumnos de los colegios internados, solo que cuando se incluyen en la vida sexual de cualquiera, el alumno disfruta con el castigo recibido, algo que seguro provocó mucho dolor y sufrimiento a los pobres niños ingleses.

Cualquier parte del cuerpo es susceptible de ser azotada. Al maestro también se le llama spanker y al alumno spankee, aunque hay quien mantiene que este término solo puede emplearse cuando la parte azotada son las nalgas.

BDSM

En el BDSM también se incluyen las prácticas sexuales no convencionales en las que no hay dolor físico sino psíquico. El amo humilla a su sumiso. Lo hace verbalmente u obligándole a que adopte una posición inferior respecto a él. No se extrañen si por cualquier cita de BDSM ven a personas simulando ser perros, andando a cuatro patas e incluso hasta con bozal. Es más que probable que el amo o ama haya elegido sacar a pasear a su perro, aun cuando este no sea ni mucho menos un can.

Por cierto, para los que se llevan las manos a la cabeza al leer semejantes prácticas sexuales. Que nadie se olvide que todo se pacta antes de perpetrarlo y que, aunque no lo crean, hay personas que sienten placer al sentir dolor precisamente porque para ellos, ese dolor es lo que les provoca placer. Y tiene hasta explicación científica. Para empezar, que con el dolor liberamos endorfinas como mecanismo de defensa mental y los masoquistas tienen en estos opiáceos naturales la mejor de sus drogas.

Pero el sexo no convencional no se limita solo al BDSM; otras prácticas están consideradas dentro de este fabuloso mundo por descubrir.